historia de Usisa

La industria conservera es una de las actividades empresariales con mayor tradición en España y USISA es un claro ejemplo de ello debido a su larga trayectoria en el sector.

Los primeros testimonios de actividad conservera en Isla Cristina (Huelva) datan del siglo XVIII, cuando un grupo de emigrantes catalanes se afincaron en el municipio e introdujeron esta técnica.

Con el paso de los siglos, el método se extendió por la localidad y dio lugar a la apertura de diversas fábricas que se ocupaban de dicha labor. Una de ellas fue precisamente USISA; empresa que, pese a iniciar su andadura en 1973, bebió directamente de las fuentes de los primeros conserveros que llegaron a Isla Cristina.

El punto de partida de USISA surge de la unión de 24 pequeños empresarios isleños dedicados al salazón de la sardina. El gran impulsor fue Juan Vázquez Méndez, presidente de la entidad, quien con esta asociación buscaba que todos los artesanos del sector salazonero fueran de la mano, evitando así la competencia entre ellos en un mercado tan reducido.

Posteriormente, ampliaron la actividad más allá del salazón con conservas de pescado, adquiriendo la marca EL DECANO y, más tarde, TEJERO.

A inicios del 2000, USISA vivió un momento clave en su historia, inaugurando dos años después la actual fábrica de la compañía. Se trata de una gran superficie que ha hecho posible le mejora de instalaciones, perfectamente acondicionadas, para el desarrollo del trabajo de forma artesanal. La tarea es desempeñada principalmente por mujeres, siendo su capacidad de hasta 500 operarios.

La constancia y el esfuerzo de todos los que han formado y forman parte de USISA han hecho posible que esta empresa se haya convertido en referencia del sector en Andalucía y fuera de ella.