Instalaciones - Usisa

Con la llegada del siglo XXI, USISA probablemente dio el paso más importante y de mayor envergadura de toda su particular historia: se decidió a hacer una apuesta de futuro, que se traduce en las nuevas instalaciones con las que actualmente cuenta. Se trató de un proyecto cuyo coste total giró en torno a los 15.000.000 euros.

Su superficie se extiende a los 15.000 metros cuadrados de nave, además de 15.000 metros cuadrados para muelles de carga, descarga y zonas anexas. También cuenta con zona de aparcamientos. Todo ello hace un total de 80.000 metros cuadrados. Estas instalaciones se localizan en el Polígono Industrial “La Dehesa”, situado en el término municipal de Isla Cristina. Hoy por hoy, esta es la nueva realidad de USISA.

Las nuevas instalaciones se pensaron para dar respuesta a diferentes aspectos de interés para la empresa, permitiendo, por otra parte, adaptarse definitivamente a la normativa comunitaria.

En este sentido se hace necesario poner de manifiesto que contamos con una mayor comodidad y espacio para desarrollar nuestra actividad diaria, sin olvidar que disponemos de la más avanzada tecnología en el sector conservero, permitiéndonos todo ello ampliar con todos los requisitos higiénico-sanitarios que se aplican a este tipo de actividad.

Esta apuesta de futuro ha permitido a USISA duplicar su producción gracias a la unificación de los tres centros de trabajo con los que contaba. Por otro lado, también se ha aumentado notablemente la capacidad de frío, pasando de las 900 toneladas a casi 3.000. Para ello se cuenta con seis nuevas cámaras. De este modo se consigue conservar la materia prima de forma separada por artículo; un proceso que permite optimizar la trazabilidad.

Asimismo, para poder cumplir con nuestros clientes, la nueva fábrica está dotada con capacidad para más de 500 operarios y la inversión en tecnología y diseño es constante. Los puestos de trabajo son individualizados y cuentan con tecnología punta en las fases de lavado, esterilizado, cierre y estuchado.

Por su parte, las cámaras de frío nos ayudan a la conservación por separado de caballa, melva, atún y sardinas. Tiene una capacidad para 3.000 toneladas y dos túneles de congelado, que permiten alcanzar la cifra de 180 toneladas al día.