Facebook YouTube Twitter Instagram
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No hay valoraciones)
Cargando...

Conservas de pescado I ¿Por qué consumirlas y cómo almacenarlas?

Hoy queremos volver a resaltar todo aquello que pone en valor a este superalimento tan socorrido como exquisito, y es que no existe cocina o despensa en la que no encontremos una lata de atún, ventresca, melva o caballa.

Muchas de estas latas de conservas han sufrido un boom en los últimos años convirtiéndose en un alimento gourmet y óptimo para unirse al movimiento realfooding por su sabor, calidad y versatilidad.

Su alto contenido en vitaminas, minerales, proteínas, ácidos grasos, polinsaturados y omega 3 fortalecen la salud nutricional, el sistema cardiovascular, la salud ósea y el sistema inmunológico, además, son pescados libres de anisakis gracias al tratamiento térmico y de congelación al que son sometidas.

La calidad del pescado y su proceso de elaboración son los factores que mayor influencia ejercen en la calidad final del producto que ponemos a disposición de todos los clientes, pero ¿y luego?…

Lo mejor de ellas es su versatilidad, podemos tirar de las latas directamente o utilizarlas en un montón de platos de manera fácil y cómoda. Así que vamos a darte las claves para que las tengas siempre disponibles y manteniendo intacto su valor.

¿Dónde almacenar las conservas?

L as conservas no tienen fecha de caducidad como tal, pero sí fecha de consumo preferente que indica hasta cuando podemos consumir el producto manteniendo intacta su calidad.

Una vez pasada esa fecha sigue siendo un alimento seguro para su consumo, con casi la totalidad de sus propiedades nutritivas, aunque con tiempo podrá ir perdiendo sus cualidades, sabor, textura y olor.

El secreto de su durabilidad está en el líquido de cobertura y en el lugar donde las almacenamos. Manteniéndose preferiblemente a temperatura ambiente, lejos de zonas húmedas y de calor, además es muy importante que la lata no tenga bollos o golpes y que no haya estado expuesta a la intemperie.

¿Cómo “conservar” una lata de conserva abierta?

Abrir una lata de conserva y no gastar su contenido es poco frecuente gracias a los formatos individuales que llenan los lineales de tiendas y supermercados, pero también existen otros formatos grandes que llamamos familiares e industriales que una vez abiertos necesitan una mayor atención y cuidado para que el alimento sobrante no se deteriore y puedan mantenerse todas sus propiedades.

Lo primero que debemos hacer es olvidar la práctica común de guardar la lata abierta en la nevera o dejarla fuera, esté tapada con film transparente o no, porque esto podría generar inconvenientes con el paso de las horas.

  • Aparecen bacterias, hongos y toxinas que causan botulismo.
  • Traspasa el sabor metálico al alimento.
  • Combinan acidez y oxígeno que genera óxido en el alimento.
  • Se seca y puede absorber otros sabores, o traspasar el suyo a otros alimentos.
  • Sus propiedades nutritivas se verán reducidas drásticamente, junto al propio sabor del alimento.

Por tanto, ahora queremos darte a conocer cómo debes guardar estos alimentos para aumentar su durabilidad, mantener la calidad y evitar que acaben en la basura. Para ello hay tres elementos clave: recipiente, temperatura y líquido de cobertura.

  • Un recipiente de cristal que se pueda cerrar herméticamente es la mejor solución para alargar su vida unos días, mantener todos sus valores nutritivos y la calidad. Un tupper de plástico puede ser una opción válida si no se dispone de cristal, pero en este caso el alimento solo durará un par de días en óptimas condiciones.
  • Debe almacenarse a baja temperatura, concretamente entre 0º y 8º, aunque recomendamos situar el recipiente de vidrio en la parte posterior del frigorífico donde la temperatura es menor para garantizar su conservación.
  • El líquido de cobertura es también importante, no debemos desecharlo al abrir la lata, ni siquiera para bajar el nivel porque es clave para guardar las sobras bien para mantener su sabor, textura y propiedades durante días.

Ahora ya sabes cómo guardar estos alimentos para que duren hasta 4 o 5 días en tu frigo en perfectas condiciones y evitar así su desperdicio.

¡Ya no tienes excusas! Visita nuestra tienda online y llena la despensa con tu conserva favorita.